16.524 canciones, 909 comentarios, 1.384 artistas, 2.080 álbums, 1.061 usuarios (581 visitantes online) y 0 conciertos.

Colaborar

Instrucciones para colaborar

  • Escribe el nombre o título de la manera más exacta y completa posible.
  • Si envías letras o traducciones de canciones, respeta los saltos de línea al final de cada verso.
  • No escribas todo en mayúsculas.
  • Si envías un nuevo artista, recuerda que un número significativo de sus canciones tiene que ser en euskera.

Ayuda para la traducción

En el jardín de la noche
hay una rosa, luminosa,
que me mira fijamente a los ojos,
parpadea y me quiere decir cosas,
tantas cosas que no sé, que no sé.
Y es cuando alargo los brazos
para llevarle mis manos tan abiertas
que casi me siento llegar con el pie.

Pero yo,
quiero ser de noche el dueño
de los ojos, de la altura,
y he de fundir la montura
para galopar mi sueño.

Volaré,
tengo que domar el fuego
para cabalgar seguro
en la bestia de futuro
que me lleve a donde quiero.

En el jardín de la noche
hay una rosa, luminosa,
que me mira fijamente a los ojos,
parpadea y me quiere decir cosas,
tantas cosas que no sé, que no sé.
Y es cuando alargo los brazos
para llevarle mis manos tan abiertas
que casi me siento llegar...

Volaré,
volaré al jardín del cielo,
en un pájaro violento,
en un corredor del viento,
en un caballo de fuego.

Volaré,
quiero ser de noche el dueño
de los ojos de la altura
y he de fundir la montura
para galopar mi sueño.

Esta canción está dedicada a Arnaldo Tamayo Méndez, el primer latinoamericano y el primer hombre negro que viajó al espacio. El teniente coronel Tamayo, un guantanamero de 38 años, fue elegido para participar en el vuelo de la Soyuz 38 dentro del Programa Intercosmos de la extinta Unión Soviética. El vuelo tuvo lugar entre el 18 y el 26 de septiembre de 1980. (Gracias, Joel, por sacarme del error. Yo juraba que era Yuri Gagarin a quién Silvio le había compuesto esta belleza.) (Nota de H.V.)
Enviar una traducción

Cargando... Trabajando...