16.524 canciones, 909 comentarios, 1.384 artistas, 2.080 álbums, 1.061 usuarios (142 visitantes online) y 0 conciertos.

TODAS (Enrique Bunbury)

Los precios de todas las gasolineras de España en elpreciodelagasolina.com
  • Letras
  • Traducciones
  • Acordes
  • Escuchar
  • Votos
Vota:
Resultado:
Spiritual 1 (Leopoldo María Panero)


Salí a la calle y no había nadie,

salí a la calle y no había nadie,

¡oh, Señor!, desciende por fin

porque en el Infierno ya no hay nadie. Final del formulario

Necrofilia (Leopoldo María Panero)

El acto del amor es lo más parecido
a un asesinato.
En la cama, en su terror gozoso, se trata de borrar
el alma del que está,
hombre o mujer,
debajo.
Por eso no miramos.
Eyacular es ensuciar el cuerpo
y penetrar es humillar con la
verga la
erección de otro yo.
Borrar o ser borrados, tanto da, pero
en un instante, irse
dejarlo
una vez más
entre tus labios. Final del formulario

PANERO

La llegada del impostor fingiéndose Leopoldo María Panero / Himno a Satán (Leopoldo María Panero)

Al amanecer, cuando las mujeres comían fresas crudas, alguien llamó a mi puerta diciendo ser y llamarse Leopoldo María Panero. Sin embargo, su falta de entereza al representar el papel, sus abundantes silencios, sus equivocaciones al recordar frases célebres, su embarazo cuando le obligué a recitar a Pound, y finalmente lo poco gracioso de sus gracias, me convencieron de que se trataba de un impostor. Inmediatamente, hice venir a los soldados: al amanecer del día siguiente, cuando los hombres comían pescado congelado, y en presencia de todo el regimiento, le fueron arrancados sus galones, su cremallera, y arrojado a la basura su lápiz de labios, para ser fusilado poco después. Así terminó el hombre que se fingía Leopoldo María Panero.

HIMNO A SATÁN (Leopoldo María Panero)

Sólo la nieve sabe
la grandeza del lobo
la grandeza de Satán
vencedor de la piedra desnuda
de la piedra desnuda que amenaza al hombre
y que invoca en vano a Satán
señor del verso, de ese agujero
en la página
por donde la realidad
cae como agua muerta.

HIMNO A SATAN (2.ª versión)

La grandeza del lobo
no es penumbra
ni aire
es sólo el fulgor de una sombra
de un animal herido en el jardín
de noche, mientras tú lloras
como en el jardín un animal herido.

HIMNO A SATAN (3.ª versión)

Los perros invaden el cementerio
y el hombre sonríe, extrañado
ante el misterio del lobo
y los perros invaden la calle
y en sus dientes brilla la luna
pero ni tú ni nadie, hombre muerto
espectro del cementerio
sabrá acercarse mañana ni nunca
al misterio del lobo.


Principio del formulario
La monja atea (Leopoldo María Panero)

Las monjas adoran a su Dios que no existe
mientras el Papa aprieta el gatillo
y dice Dios no existe
es una imaginación de la Iglesia
que está muriendo poco a poco
los ateos lloran al pie de una estatua.
Y el mundo dice Dios no existe
es una imaginación del Papa
mientras los ateos
lloran y lloran por su belleza perdida
y Dios ya no existe
está llorando en el Infierno.

Ésta es la estatua entera de la nada.
Final del formulario


Heroína (Leopoldo María Panero)


El diamante es una súplica
que tú inyectas en mi carne
el sol asustado huye
cuando eso entra en mi vena.

* * *
De mujeres y saliva
sólo está hecha la vida:
la heroína es más que el ser
y algo que a la vida excede.

* * *
Que estoy vencido lo sé
cuando el veneno entra en sangre
el triunfo es una burbuja
me deshará la mañana.

* * *
Si el ciervo asustado huye
es que en el bosque ha su casa
así buscas en tu brazo
un lago donde esconderte.

* * *
Contar ciervos en el llano
es deporte de poeta
de hombre es buscar avaro
placer en una cuchara,
oro en el excremento
para que el aullido muera.

* * *
Un fauno y una derrota
mujeres y algo de música
y el sueño de algún efebo
es cuanto de mí sé
y que ahora la heroína
convierta en nada y en polvo.

* * *
Todo ciervo sabe morir
pero que al hombre le cuesta
lo sabe el lento dibujo
de la aguja por mis venas.

* * *


Lento humo de cucarachas
así el orgullo se muere
pálido porque entre el polvo
de la cuchara lea mi destino.

* * *
Antiguos sapos he buscado
en el océano infinito
la aguja muerde y hace daño
tengo cactus en los brazos.

* * *
El jaco es una ramera
que susurra en la oscuridad
en mis manos, cuando me pico
cae el cabello de una mujer.

* * *
Como las alas de la nada se mueven entre el bosque
así el viaje de mis dientes por entre los cuerpos vivos
así como una ramera que se arrodilla en la noche
el rezo de una aguja en la violencia del cuerpo.

* * *
La aguja dibuja lenta
algún ciervo entre mis venas
cuando el veneno entra en sangre
mi cerebro es una rosa.

* * *
Como un viejo chupando un limón seco
así es el acto poético.
El caballo con su espada
divide la vida en dos:
a un lado el placer sin nada
y al otro, como mujer vencida
la vida que despide mal olor.



Ars magna (Leopoldo María Panero)


Para Clemen, con un escalofrío

Qué es la magia, preguntas
en una habitación a oscuras.
Qué es la nada, preguntas,
saliendo de la habitación.
Y qué es un hombre saliendo de la nada
y volviendo solo a la habitación.

Bataille (Leopoldo María Panero)


Perfecto es el odio
imperfecto el aliento.
imperfecta la vida
y sucia como el hombre
que a sus pies
alienta, miserable y caído
como el viento
como el árbol del culo. Final del formulario


Dedicatoria (Leopoldo María Panero)


Más allá de donde
aún se esconde la vida, queda
un reino, queda cultivar
como un rey su agonía,
hacer florecer como un reino
la sucia flor de la agonía:
yo que todo lo prostituí, aún puedo
prostituir mi muerte y hacer
de mi cadáver el último poema. Final del formulario


Diario de un seductor / Bello es el incesto (Leopoldo María Panero)


No es tu sexo lo que en tu sexo busco
sino ensuciar tu alma:
desflorar
con todo el barro de la vida
lo que aún no ha vivido.

Bello es el incesto

Bello es el incesto.
Hay torneo de lanzas, y juegos
y el vino promete su derrame
para alegrar la unión
de los esposos.
Se decapitará a dos niños para saber si es buena
la sangre, y si así augura
una feliz unión para los siglos.
Cándido, hermoso es el incesto.
Madre e hijo se ofrecen sus dos ramos
de lirios blancos y orquídeas, y en la boca
llevan ya el beso para desposarlo.
Y en la noche
de bodas, invitado
viene también el cielo: lluvia
y truenos
y los rayos, y el mundo entero convertido en lodo
para celebrar la unión
de los esposos. Final del formulario


Lectura en diagonal (Leopoldo María Panero y Bruno Galindo)


Así se fundó Carnaby Street
Primer amor
Elegía
Evocación
Strip-tease
Pistas
In Memoriam
Blanco y negro
Far west
Ma mère
Televisor Anglo mejor que la realidad
Tarzán traicionado
París sin el estereoscopio
Teoría
Esplendor de cristal
Licantropi, hiboux, calaveras
El canto del Llanero Solitario
Konoshiro
Condesa Morfina
Llévate la tiniebla guiadora
Linterna china
Los pasos en el callejón sin salida
Mancha azul sobre el papel
La maldad nace de la supresión hipócrita del gozo
La alucinación de una mano o la esperanza póstuma y absurda en la caridad de la noche
Mutación de Bataille
El baccarrá en la noche
El lamento del vampiro
El que no ve
La ruina de los dioses
Bello es el incesto
La llegada del impostor fingiéndose Leopoldo María Panero
El hombre que se creía Leopoldo María Panero
El hombre que mató a Leopoldo María Panero (The man who shot Leopoldo María Panero)
La flor de la tortura
Los años han roto mi cara
Persiguiendo lo humano
Brillo en la mano
Piedra Negra o del temblar
Asesinato
Suicidio
Lectura
Variante
Vaso
Mutis
Abandono
No se trata de rencor, sino de odio
Teoría del plagio
Hasta que mi alma reviente
Tánger
Peter Punk
La flor que mana
La piel como el mapa
La locura anida
El poema hecho trizas
Restos de comida
La escena sigue sola sin la mancha brillante
Se cantan himnos a la virgen y loas a la cruz
Un golpe de dados no abolirá el azar
Lectura en diagonal Final del formulario


Noveno poema de la vieja (Leopoldo María Panero)


Dijo el demonio a la vieja
desnúdate y baila conmigo
muéstrame tu cuerpo fláccido
como una flor se deshoja
también el diablo es viejo
y cual tu culo sonrosado
las lágrimas son de los hombres
porque llorar no es de viejos. Final del formulario


Mataratos / Doceavo (Leopoldo María Panero)


Pruebe Vd. a bailar en una habitación a oscuras. O a llegar, a través de la cornisa, a la habitación de al lado. Pruebe a desconectar el teléfono. O a tirarse a la piscina, para sentir el agua helada sobre la piel, y temblar, temblar hasta no ver nada.

Doceavo

peina lo inpeinado 1
oscila venado 2
muerto acanalado 3
combinando hincado 4
dulce palo aislado 5
cópula en el aro 6
padre madre y paloma si conchabados 7
en el triángulo de aniquilación perpetuado 8
bajo la sombra pueden intercambiar miradas 9
pero la chimenea se derrumba, y el oscuro 10
ángel nos avisa, el doble, avaros 11
de la pérdida, el falso hermano desandamos 12 Final del formulario


La alucinación de una mano o... (Leopoldo María Panero)


Una mujer se acercó a mí y en sus ojos
vi todos mis amores derruidos
y me asombró que alguien amase aún el cadáver,
alguien como esa mujer cuyo susurro
repetía en la noche el eco de todos mis amores aplastados
y me asombró que alguien lamiese en las costras todavía
tercamente la sustancia que fue oro,
aquello que el tiempo purificó en nada.
Y la vi como quien ve sin creerla
en el desierto la sombra de un agua,
la amé sin atreverme a creerlo.
Y la ofrecí entonces mi cerebro desnudo,
obsceno como un sapo, como una paz inservible
animándola a que día tras día lo tocase
suavemente con su lengua repitiendo
así una ceremonia cuyo sentido único
es que olvidarlo es sagrado. Final del formulario


Los pasos del callejón sin salida (Leopoldo María Panero)


El suplicio de la noche y el suplicio del día
el suplicio de la realidad y el suplicio del sueño
despliegan ese movimiento que se ignora y al que otros
pudieron, no sé cómo, llamar «vida», como una tortura
que desde lejos en la oscuridad pensara
un animal sin ojos con el alma dormida
soñando esta pesadilla...
Como una tortura estudiada para
que el sufrimiento aumentara poco a poco
y más allá
del momento en que se hizo insoportable
haciéndonos aprender por la fuerza
una Ciencia del Dolor como la única
sabiduría posible en la Zona Clausurada.

El suplicio de la realidad y el suplicio del sueño
y mi cuerpo en el potro exhibiendo su tortura
como una vanidad Â? ved ahora un potro en medio
del escenario vacío Â? o mi yo disponiéndose
a recorrer una vez más los pocos pasos
que caben en el callejón sin salida
al que muestro
como una vanidad. Y avanzaré, avanzaré mi cuerpo
sin inteligencia ni alma por la calle
en donde nadie me conoce, andaré por allí
contoneándome y hablando solo, sin ver
que llevo una mujer sobre mi espalda
con las uñas clavadas en mis hombros
y mordiéndome el cuello ebria de mi sangre. Final del formulario

Principio del formulario
Diario de un seductor / Bello es el incesto (Leopoldo María Panero)

No es tu sexo lo que en tu sexo busco
sino ensuciar tu alma:
desflorar
con todo el barro de la vida
lo que aún no ha vivido.

Bello es el incesto

Bello es el incesto.
Hay torneo de lanzas, y juegos
y el vino promete su derrame
para alegrar la unión
de los esposos.
Se decapitará a dos niños para saber si es buena
la sangre, y si así augura
una feliz unión para los siglos.
Cándido, hermoso es el incesto.
Madre e hijo se ofrecen sus dos ramos
de lirios blancos y orquídeas, y en la boca
llevan ya el beso para desposarlo.
Y en la noche
de bodas, invitado
viene también el cielo: lluvia
y truenos
y los rayos, y el mundo entero convertido en lodo
para celebrar la unión
de los esposos.
Final del formulario


Dedicatoria (Leopoldo María Panero)


Más allá de donde
aún se esconde la vida, queda
un reino, queda cultivar
como un rey su agonía,
hacer florecer como un reino
la sucia flor de la agonía:
yo que todo lo prostituí, aún puedo
prostituir mi muerte y hacer
de mi cadáver el último poema. Final del formulario








Canción para una discoteca (Leopoldo María Panero)


No tenemos fe
al otro lado de esta vida
sólo espera el rock and roll
lo dice la calavera que hay entre mis manos
baila, baila el rock and roll
para el rock el tiempo y la vida son una miseria
el alcohol y el haschisch no dicen nada de la vida
sexo, drogas y rock and roll
el sol no brilla por el hombre,
lo mismo que el sexo y las drogas:
la muerte es la cuna del rock and roll.
Baila hasta que la muerte te llame
y diga suavemente entra
entra en el reino del rock and roll.

bunburyfanatico x100pre
von-007@hotmail.com

    Escribe tu comentario

    Añadir comentario
    Estos son las opiniones de los usuarios, no necesariamente las de Musikazblai. Recuerda que los comentarios ofensivos serán borrados automágicamente.

    Sus álbums

    Otras canciones suyas

    Música en otros idiomas

    Nuevos usuarios

    Conciertos

    Abril 2019
    lun mar mié jue vie sáb dom
    1 2 3 4 5 6 7
    8 9 10 11 12 13 14
    15 16 17 18 19 20 21
    22 23 24 25 26 27 28
    29 30 1 2 3 4 5

    Últimas fotografías


    Últimos comentarios

    • por favor estoy buscando en toda la web los acordes para guitarra de la la cancion "Cancion del amor mas nuevo" y no esta acargado en ninguna pagina, si uds lo tuvieran o lo consiguieran serian tan amables de pasarmelo a daniel-noro@hotmail.com. Desde ya … por Daniel en Cancion del amor mas nuevo.

    • los redondos son los mejores del rock. es una pasion de multitudes porque los oyentes lo llevamos en el corazon al indio y tengo fe de que algun dia los vuelvo a ver juntos a los redondos por mauri en UN ANGEL PARA TU SOLEDAD.

    • Ha mba'e Guau, Vairo, Pinche Cabrón Alexis Ernesto Blando, blando tu culito y tu pajarito.. por Carloo en AMATEUR =).

    • mmmmm la verdad que las letras de las musicas estan chingadisimas. . y me chingo escuchando las musicas. . vayanse tODOS a la chingada los de molotov. . por sebas en Here we kum.

    • ola bueno quisiera escuchala en musica pero no escrita quisiera que me manden para asi apresiar la musica y asi poder cantar.espero que me manden. por enriqueta en Las cosas que cambie y deje por ti.

    Cargando... Trabajando...